«A pesar del avance de la derecha, seguiremos luchando»

«A pesar del avance de la derecha, seguiremos luchando»

pepe portadaJosé “Pepe” Peralta, secretario General de la CTA Capital, estuvo presente el pasado sábado 2 de mayo en el estudio de Colectivo Porteño (FM La Tribu, Sábados 12 horas). En dicho programa hablaron de la realidad del trabajo en el país, enmarcada en un año electoral y con un cambio de gobierno a la vuelta de la esquina. Una charla que se extendió durante la segunda media hora del programa y que dejó mucho para pensar.

– ¿Cómo ves hoy el trabajo? ¿Hubo avances, retrocesos?

– Ayer yo comentaba en el acto que hicimos en la puerta de la Central, que estamos conmemorando un 1º de mayo basado en 1886, sobre todo en la precarización laboral, y hoy estamos con una multiplicidad pero de precarización laboral en todos los sectores: estatal, privado, de servicios, de producción, entonces, los avances que hubo en realidad son para algunas luchas casi regionales o sectoriales pero que igual terminan siendo precarizados. Hay avances en lo que se llama tecnología a nivel mundial, pero en lo que corresponde la trabajo no, no hay avances. Al contrario, cada vez los grupos concentrados de poder quieren tener más riqueza y para que pase eso, tienen que precarizar a los trabajadores y se termina pagando en salud, entonces, para nosotros no hay avance. La pelea está vigente, continúa y es una lucha ideológica muy fuerte.

– El año pasado hubo muchos eventos, muchas manifestaciones, y paros que fueron altamente acatados por la gente. Se ve que la gente conoce sus derechos y como la están perjudicando, pero vemos las elecciones y se sigue votando a los mismos de siempre sin importar las denuncias que hay. ¿Cómo explicarías esa disrupción?

– El tema es que justamente, se naturalizan las cosas y los medios masivos de comunicación, que obviamente son operadores directos de los concentradores de riqueza, nos llevan a naturalizar todos estos hechos. Entonces, es como que no hay una combinación entre el mundo del trabajo, el sindicalismo, y el mundo social o de todos los días, entonces, te reconocen la lucha por ganancias o por precarización laboral peor la gente, el trabajador inclusive, como que no lo relaciona directamente con los partidos políticos, que también terminan siendo –en su mayoría- operadores del sistema financiero, capitalista para la concentración. Entonces, al no relacionarlo, es como que son dos planos distintos. Por un lado, la misma gente que vota, en el caso nuestro acá en Capital al Macrismo, que es el mayor concentrador de empresas para producir riqueza para pocos, no lo relaciona como que es el responsable de que en su empleo el trabajador esté mal. Por eso nosotros desde la Central decimos que el proyecto de la CTA no termina en las reivindicaciones laborales sino que apunta más a lo social y a que se cambie el estilo de vida de los trabajadores que son los motores del sistema en general. Obviamente, no todas las centrales lo hacen. Nosotros tenemos ese punto de vista. La CGT, por ejemplo, es una coordinación de federaciones donde solamente se recauda y se ve al trabajador en el lugar donde cumple su tarea o función y no en su vivienda, en el barrio. No en la plaza ni en lo cultural. Y es un problema, porque al estar como divorciado un tema del otro, permite que pasen estas cosas. El mismo trabajador que hace el paro el 31 de marzo con una contundencia muy grande, a los pocos días va y vota al que lo precariza, porque lo divorcia y no lo relaciona como que es el mismo ámbito.

– Hay que tener en cuenta que muchas de esas centrales, que generan esa separación, siempre se las ve vinculadas a sectores del poder. Entonces eso, hasta que punto no es a propósito para seguir apareciendo como representantes de los trabajadores y seguir lucrando con el poder…

– Es que como se basan solamente en el trabajo registrado y uno está afiliado a la CGT en prácticamente cualquier de sus variantes solamente si aporta, si tiene un trabajo registrado y aporta, es la primera garantía que quieren mantener estas centrales. Es su recaudación, y muchas veces lo tienen que hacer acordando y subordinándose con el mundo del patrón aunque sea el Estado. Hace poquito tuvieron una reunión Macri con los sindicalistas del transporte, como si fueran cosas distintas, como si él no fuera el que condiciona el transporte a los trabajadores todos los días. Obviamente, lo que están tratando de garantizar es que se mantenga esa relación con el poder por sobre la relación con los trabajadores que son los que realmente tienen las necesidades hoy.

– Y si, hipotéticamente, Macri se dignara a juntarse con la CTA Capital, ¿aceptarían la reunión y de hacerlo, cuáles serían los reclamos que le harían?

– Nosotros desde la CTA, incluso yo mismo impulsé mucho para que nos pudiéramos reunir con Macri o con los representantes del Gobierno, pero porque somos la única central que tiene representación real en la región. Nosotros tenemos la CTA Capital, y los trabajadores de la seccional fueron los que eligieron a esta conducción. La CGT es por rama de actividad, no tiene regional Capital. Ninguna central la tiene, somos los únicos, por eso exigimos ser atendidos por Macri en este momento o por cualquiera que estuviera gobernando porque somos los que tendríamos que tener el vínculo y la relación entre los trabajadores y el Estado. Obviamente, como sabe cual es nuestra postura, no nos recibe, y si lo hace, ojalá pase, vamos a ir con los reclamos de los trabajadores y las exigencias que tienen, tanto los estatales como los privados en el ámbito de Capital a ver que está dispuesto a cumplir o no en este contexto.

– El año pasado y esto hubo varios cortes masivos y mucha gente los salió a criticar como “extorsivos”…

– Es una identificación que dan los medios. Fijate que, en ese caso, la pelea mediática, tanto el Gobierno como Clarín, decían eso como referencia al paro, y aparte, ambos decían que era por ganancias, cuando desde la Central, nosotros habíamos estado hacía 10 días en la puerta del Ministerio de Trabajo con una movilización con las consignas propias, que era reapertura de la Mesa del Consejo del Salario Mínimo, el 82% móvil, la precarización, entonces, tratan de instalar como que es eso solamente. Ahora, en el último paro, los docentes no adhirieron porque están en una central amiga del gobierno, sin embargo, no hubo clases porque los padres no llevaron a los chicos al colegio. Y la mayoría de los que sí lo hacen están en el ámbito de su casa, no tienen que pasar por el Puente Pueyrredón ni por la General Paz, o sea que se ve el acto como lo central y en realidad lo más importante es la masividad del paro en los lugares de trabajo, los barrios, en los territorios, y para nosotros, los cortes, si bien son significativos, porque nosotros decimos que la temática del trabajador para que se exprese tiene que estar en la calle y hay puntos que son emblemáticos, nos quieren hacer sentir como la extorsión cuando en realidad es totalmente distinto, y el trabajador no pasa. Mostraban en la televisión el corte del Puente Pueyrredón en el último paro, y al costado, por el puente viejo, pasaban los colectivos, coches, o sea que todo aquel que quería trabajar podía hacerlo tranquilamente. No se trabajó porque había conciencia de parar porque las necesidades de los trabajadores son reales y es lo que quieren ocultar. Entonces, le buscan formas de tratar de desviar la atención y de ponernos una característica extorsiva que no es real.

– Cada vez se está anunciando con más fuerza un paro de 36 horas para el 31. ¿Nos podés adelantar algo?

– No se nada. En realidad, nosotros, lo que hicimos después del último paro, que es la característica de la central, fue una reunión de mesa nacional donde se decidió darle continuidad al plan de lucha, como se viene haciendo desde 2012, y para eso, nosotros como central estamos recorriendo todo el país, no yo porque estoy en Capital, haciendo plenarios y asambleas en todo el país para construir ese paro de 36 horas en unidad de acción con las demás centrales. El plenario de Capital fue a mitad de mes, donde todos los delegados de todas las organizaciones que componen la CTA ratificaron ir a la construcción de ese gran paro y estamos haciendo asambleas en los lugares de trabajo. Lo que no tenemos es fecha justamente por la combinación con las demás centrales que se ve en los medios que van y vienen, que por ahí amenazan con un paro inmediato y después retroceden, pero nosotros seguimos trabajando eso, y lo que resolvimos el viernes 1 en el acto en la puerta de la CTA Capital fue que si se extendía en esta combinación por más tiempo del 20 de mayo, desde Capital vamos a hacer una actividad propia, que sea un paro con movilización a la Jefatura de Gobierno en el mismo marco del plan de acción para no extenderlo más y cumplir con el mandato que nos dieron los trabajadores que es en el mes de mayo tener alguna medida. Así estamos, y esperemos que podamos hacerlo en conjunto con las demás centrales y que sea contundente ese paro de 36 horas que se viene anunciando.

– Precisamente, tomando en cuenta los paros, los cortes, y los resultados electorales, ¿cómo ves el año que viene en la lucha sindical? Más que nada porque las fuerzas más relacionadas a la CTA como por ejemplo, Unidad Popular, el MST, que antes estaban en la Legislatura, perdieron en las comunas y todo tipo de poder en la Legislatura y se están dividiendo los cargos entre tres grupos como el ECO, el PRO y el FPV, que fueron los denunciados por la central durante estos dos años diciendo que eran los responsables de las grandes ventas inmobiliarias y pactos que se hicieron en la Ciudad. Tanto el ECO como el PRO anunciaron la intención de limitar los cortes e hicieron de esto el centro de sus argumentaciones.

– Como decía antes, estos partidos responden directamente al Capitalismo, que necesita acumulación de riqueza en pocas manos, y para eso flexibiliza, precariza, condiciona y en muchos casos, esclaviza. Para que haya ganancias extraordinarias tiene que haber esclavitud. Y a lo que está llevando el Capitalismo, no solamente en Capital Federal o en Argentina sino a nivel mundial -venimos de un encuentro en la OIT con mucho debate y de mucha pelea- lo que pide es que se reforme el derecho a huelga. En todo el mundo. Obviamente, no van a disociarse y tanto el ECO como el Macrismo y el FPV inclusive –que no lo hace abiertamente- no están en contra de eso. Lo apoyan porque es el carácter mundial en la tendencia. Entonces, lo van a tratar de hacer. Por eso, nosotros reafirmamos la necesidad de la organización de los trabajadores desde sus puestos, desde el barrio, por eso la CTA hizo las regionales, porque hay que ir a buscar al trabajador a su lugar, en su vecindario, en su comuna, porque lo que se viene -no solamente por el tema electoral sino porque la tendencia mundial- es mucho más difícil para los trabajadores, mucho más ajuste y hay que tratar de organizarse lo mejor posible para poder resistirlo y combatirlo.

– ¿Entonces el año que viene lo ves más complicado?

– Lo veo con una tendencia más complicada desde los sectores de poder. También lo veo con una tendencia de mayor organización de los trabajadores para resistirlo. Entonces, si uno dice “va a ser más traumático”, sí, creemos que va a ser así porque van a avanzar como hicieron con la Panamericana o con muchos otros lugares donde ya usaron la represión en algunos momentos, pero también en ese mismo contexto, vimos que los trabajadores no retrocedieron, no fueron para atrás, y también avanzaron en la organización. Entonces, va a ser más conflictivo, sí, mucho más, sobre todo con un gobierno –sea cual sea, tanto nacional como de la ciudad- que entran reforzados a raíz del voto que le da la ciudadanía. Por lo tanto, se van a sentir como que están en condiciones de avanzar, y obviamente, no lo vamos a permitir.

– Justamente, hablando de eso, también viene difícil la mano a los compañeros de la central de la ciudad de Buenos Aires con un candidato que quiere poner el Kirchnerismo como Sergio Berni que es el mayor elemento represivo que apareció en escena en los últimos 10 años…

– Como dicen algunos –a nosotros no nos gusta decirlo- es el relato por un lado y la realidad por otro. Mientras un gobierno que reivindica los Derechos Humanos tiene como Jefe del Ejército a un asesino, acusado y tiene como candidato a otro represor de la Dictadura. Entonces, la verdad es esa. Y a lo que apuntan es justamente a tener un condicionamiento en lo social mucho más grave, que implica las peores metodologías en la historia. Empiezan por la represión y no se sabe donde pueden terminar. Por suerte, el pueblo –como dice Víctor (De Gennearo)- la verdad es que está para más, y está generando los anticuerpos hacia esa tendencia, donde va a ser un choque conflictivo –esperemos no violento- de ideas y de ideologías que se pueda definir en los ámbitos institucionales.

– ¿Y cuáles son los pasos de la CTA en los próximos meses?

– Estamos afrontando un año eleccionario en la mayoría de los sindicatos que componen la CTA, así que estamos en una espera a normalizar esos sindicatos como para relanzar proyectos propios. Obviamente, con los 33 puntos que estamos llevando adelante en la unidad de acción con los paros y las luchas, es un proyecto general que se sigue, y es el que se viene trayendo desde el siglo pasado a través de los anarquistas, el Peronismo en su mejor momento, el Socialismo, nosotros seguimos con esa línea y vamos a reforzar desde la central –que creemos que somos los que garantizamos darle continuidad y no que sean hechos esporádicos y cada tanto de alguna central obrera o sindicato- que sea un proyecto de continuidad.

Fuente: Colectivo Porteño

Más Noticias

Latest Posts

Videos Destacados