Piden pan pero solo hay palos gases y un odio de clase inconmensurable

Piden pan pero solo hay palos gases y un odio de clase inconmensurable

La historia detrás de la foto: el tipo pasó con su carro. Es cartonero y ese carro es su herramienta de trabajo, ese carro le permite recorrer la Ciudad y seleccionar de lo que muchos creen que es basura, materiales que tiene valor en el mercado. Es el trabajo que se inventaron lxs laburantes que fueron expulsadxs del empleo, de la seguridad social, del salario.

* Por Clarisa Gambera, secretaria de Géneros e Igualdad de Oportunidades de la CTAA Capital

Pasa cada día muchas horas caminando, entre la violencia y la indiferencia de una sociedad que lo mira de reojo, cargando los kilos de cartón necesarios para llevar un plato de comida a su hogar. No sabe leer ni escribir. Este Estado que abandona lo detuvo en el marco de una protesta social de la que no participaba.

La represión de Carolina Stanley desde el Ministerio que debería atender las situaciones de necesidad que atraviesa nuestro pueblo y promover políticas para salir de la pobreza golpea trabajadorxs, gasea las protestas y le encauta el carro a este hombre.

Ayer a la noche el abogado de la CTA A Capital, ya de alta luego de pasar varias horas en el Hospital Argerich porque la Policía le arrojó gas en los ojos y fosas nasales a menos de medio metro de distancia cuando acompañaba a las organizaciones sociales, me dijo que la desesperación de este laburante por su carro en la comisaría fue desgarradora, ese carro es todo lo que tiene.

Más Noticias

Latest Posts

Videos Destacados