“Se ha muerto un constructor enorme”

“Se ha muerto un constructor enorme”

ALBERTO-MORLACHETTI1RRR-700x432Algunos compañeros recordaron a Alberto Morlachetti, fundador de la obra Pelota de Trapo y Coordinador Nacional del Movimiento Nacional Chicos del Pueblo, en el día de su partida.

Además de expresar su dolor, Carlos Fanjul, periodista, ex director de la Revista La Pulseada, de la Obra del Padre Cajade, recordó que “Alberto la venía peleando desde hace ya un tiempo y como dice un hermoso comunicado que escribió Pelota de Trapo, su cuerpo se cansó de sostener la pelea. Pelea que lo caracterizó durante toda la vida”.

“A mi me tocó conocer a Alberto a través de Carlitos Cajade. La directora de APRILP (una ONG que trabaja en la rehabilitación de personas con problemas motrices) escribió que tipos como Alberto y Carlitos no pueden estar en paz a la hora de su muerte mientras haya chicos tristes y con necesidades insatisfechas en el mundo. Y me parece muy movilizador porque en realidad eso fue Alberto: un tipo de una lucidez increíble, un hombre emparentado a la sociología que entendió que la mejor manera de ejercer era caminando el barro, algo similar a Cajade, llamados a participar con el otro, a estar con el otro y a sacar al otro desde la igualdad y la paridad, no desde la caridad que te pone un poco arriba de la necesidad”.

“Ellos se ponían a la par, se metían en el barro y construyeron desde el ’87 las primeras obras, después vino la construcción del Movimiento Nacional Chicos de Pueblo, canalizando todas las luchas en los noventa y encontrándose con otra institución que en paralelo se iba construyendo al lado de los trabajadores como fue la CTA, potenciando la idea, la denuncia que fue tanto tiempo ocultada y que después salió a la luz, de que el hambre es un crimen, de que los pibes no nacen chorros”.

“Se ha muerto un constructor enorme, que metía los pies en el barro. Que decía con ternura venceremos para hacernos entender que ninguna lucha puede no ir de la mano del amor solidario e igualitario que tengamos con los que más lo necesitan. En este caso el punto central de su pelea eran los pibes y las pibas con hambre que son todo un símbolo de una sociedad tan desigual”.

Es una obligación construir un país para todos

“Todos los pibes que este sistema fue dejando afuera, todos los pibes que se nos fueron por el hambre, todos los pibes que se nos fueron por el paco, los que se fueron por una bala perdida, están de fiesta recibiendo a Alberto. Él nos deja la idea de que es una obligación construir un país para todos, porque en un país como éste, hecho de pan, como decía él, que se muera un sólo pibe de hambre es un verdadero genocidio”, dijo por su parte Diego Chichizola, educador en Pelota de Trapo.

“Alberto nos deja mucha ternura, nos deja un proyecto de país que son los pibes. Me parece que vamos a tener que sembrar el futuro de los mejores recuerdos, que son de los años abrazando a los pibes que nadie había abrazado. Como educador de Pelota de Trapo lo que me queda es mucha ternura. Despedimos a Alberto con ese signo tan fuerte, como él firmaba cada una de sus notas: con la certeza de que con la ternura venceremos”.

El hambre es un crimen

“Lo que hay que decirle a nuestro pueblo es que se murió un maestro, y no parce ser una noticia de primera plana de los grandes medios. Pero Alberto nos enseñó en primer lugar que el hambre es un crimen en la Argentina”, dijo el periodista rosarino Carlos del Frade.

“Cuando empezó, nos dijo de la necesidad de hacer una marcha por el país, diciendo que era inmoral que haya chicos con hambre. Fue el que empezó diciendo esto, el que había levantado en Avellaneda una casa maravillosa, de colores, de aromas preciosos para los chicos de la calle, para contraponer a esa idea de que los chicos de la calle tienen que estar en lugares sucios, horrorosos”.

“Morlachetti decía lo mejor para los chicos, y lo mejor para los que vienen de lo peor. Él venía de la calle, fue el hombre que fundó ese hogar que es Pelota de Trapo, fundó un taller imprenta, que sigue hasta hoy. Nunca tuvo subsidio de ningún Gobierno, siempre tuvo ideales éticos maravillosos y nunca transó con la idea de hacer algo en contra de sus principios”.

“Una vez en una marcha iba a ser recibido por el presidente Kirchner, pero decidió que recibiría a Ginóbili en su lugar. Él se volvió a la Plaza mordiendo bronca y siguió allí, abrazando a los chicos, lo que marcó como siempre un ejemplo de vida. Fundó una agencia de noticias que hoy llega a más de 70 mil personas que es la Agencia Pelota de Trapo y fue uno de los tipos que saliendo de la calle brindó la posibilidad de pensar que no hay país que pueda pensarse como tal si no le da un lugar de felicidad a los chicos. Así que la muerte de Morlachetti es un agujero grande. Lo vamos a extrañar mucho”.

Fuente: La Olla TV

Más Noticias

Latest Posts

Videos Destacados