Los trabajadores no son moneda de cambio

Los trabajadores no son moneda de cambio

10413388_707541732670122_2010879212329638885_nEn el cuarto programa de Estación Central -FM 88.3 Radio Sur- se entrevistó a Natalin Mercie, una de las 39 despedidas de la empresa Global Exchange. Dicha firma es una de las casas de cambio más importante del mundo, sin embargo en abril de este año su sede en Argentina declaró la quiebra por cesación de pagos y cerró las siete sucursales que tenía en el país, dejando a los trabajadores y trabajadoras en la calle, sin el pago de una indemnización ni del último mes trabajado.

Esto comenzó en abril, en una maniobra típica de este tipo de empresas que declaran que no pueden pagar, primero se llevaron toda la plata, después cambiaron las cerraduras, varios días después les avisaron a los trabajadores que se quedaban sin laburo. Para agravar esta situación, la quiebra presenta demasiadas irregularidades, porque es una quiebra fraudulenta, ya que los principales acreedores de Global Exchange son Eurodivisa Sociedad Anónima y Global Exchange SL, o sea, que pertenecen a los mismos dueños. Se trata de empresas que se deben entre sí y que tienen en el medio a los trabajadores.

– ¿Es así la historia que conté brevemente?

– Sí, más o menos resumida la historia es así. Global Exchange es la tercera casa de cambio más importante del mundo, tiene filiales en todo el mundo y la casa matriz queda en España, se llama Eurodivisas.

– Desde fin de abril que ustedes están sin trabajo ¿Cómo han sido estos meses de denuncia?

– Sinceramente fueron muy duros para todos. Los trabajadores que estamos en Buenos Aires pudimos armarnos, pudimos ir a golpear varias puertas, ya sea al Sindicato de Comercio, como el Ministerio de Trabajo, y bueno, fuimos tratando de denunciarlo en varios medios, peor no pudo llegar a conocerse nuestra historia, que es muy parecida a la de los trabajadores de Lear y Donnelley.

– Desde la CTA planteamos que el Ajuste no lo paguen los trabajadores y trabajadoras y cuando decimos eso mucha gente cree que exageramos. Bueno Lear, Donnelley, en este caso Global Exchange dan cuenta de esta afirmación. Ustedes como trabajadores despedidos están organizándose para este lunes 22 de septiembre, ¿Qué es lo que van a hacer?

– El lunes 22 de septiembre a las 10 horas vamos a hacer un acto las 39 familias, en la Calle Uruguay al 750, entre Viamonte y Avenida Córdoba, que es el estudio jurídico donde se lleva adelante la causa. Después, a las 11.45 vamos a estar marchando para el Juzgado Comercial Nº 7 -Diagonal Roque Saenz Peña al 1200- y más tarde, a las 12.45 vamos a presentar la denuncia de la quiebra fraudulenta en la cámara correccional y criminal que queda en la calle Viamonte al 1100.

Después de tantos meses vamos a presentar la quiebra fraudulenta, porque realmente nos sentimos estafados por esta empresa y vemos que no pasa nada, siendo que todo este tiempo nos quisieron mantener tranquilos, nos quisieron mantener callados, diciéndonos que la plata estaba . El dueño, Juan Isidoro Alanis dijo en distintas partes del mundo, a otros compañeros de otras filiales, de que la plata estaba para pagarnos, de que nos quedáramos tranquilos de que nos iban a pagar. Pero después de tantos meses no pasa nada, no nos pagan y nosotros no nos sentimos representados por el Estado, no sentimos que nadie cuide nuestros derechos como trabajadores. No nos pagaron el último mes trabajado, que fue el mes de abril, no nos pagaron la indemnización por despido correspondiente y estamos pidiendo algo totalmente justo. Además, mientras trabajamos los malos tratos fueron constantes, esta es la gota que rebasó el vaso.

– El Estado ignora a las víctimas de los buitres internos, ¿Cómo se sienten ustedes respecto a eso?

– Sinceramente nos sentimos demasiado manipulados por todo este sistema que mira para otro lado. Nosotros hemos golpeado puertas, hemos ido a muchos lugares, donde nos dijeron que no se podía hacer nada. Esto ocurrió el 25 de abril durante la madrugada, los dueños de la empresa vaciaron todas las sucursales, sacaron todo el dinero de las cajas y nos llamaron por teléfono para decirnos que no nos presentemos a trabajar. Nosotros al saber de que a lo mejor después nos despedían con causa, diciéndonos que no nos habíamos presentado, fuimos igual a nuestras sucursales correspondientes y los dueños de la empresa estaban encerrados adentro de las oficinas, con todo el dinero y con todas nuestras cosas personales, que además se las quedaron.

El 29 de abril recibimos un telegrama de despido, diciéndonos que la empresa se había ido a la quiebra y que reclamemos lo que haya en el Juzgado de la Quiebra, que es el Comercial Nº 7, por supuesto de que fue horrible para todos, porque nos habían dicho que no iban a cerrar, que nos iban a pagar y no lo hicieron. La empresa perteneces a Isidoro Alanis y a Juan Antono Alanis, ellos vinieron al país a llevarse todo el dinero, toda la plata que nosotros fuimos trabajando durante tantos años y se fueron así, totalmente impunes. Ellos casualmente abrieron nuevas sucursales en Brasil, que fue para el momento del mundial. Les habrá sido más conveniente abrir una nueva sucursal en Brasil con la plata que nosotros trabajamos que pagarnos.

– A mi lo que me llama la atención de este caso, que en un sistema económico como el actual, que sacar dólares al exterior es casi imposible, ¿cómo se fugaron los dólares al exterior?

– Lo hicieron y no solo eso, ellos vinieron a Argentina en el año 2001, también momento de crisis, y todo este cronograma nos deja en claro de que todo este tiempo vinieron a llevarse la plata, literalmente. Porque nosotros trabajábamos con dinero, lo podíamos ver todo el tiempo y que nos digan en la cara de que no había, siendo que el último día que fuimos a trabajar vimos las cajas llenas de dinero, nos molesta muchísimo.

 

Más Noticias

Latest Posts

Videos Destacados